Publicado el

Cómo evitar malos olores en sus toallas

Es bastante habitual que algunas toallas cojan malos olores y una vez que esto ocurre es casi imposible hacerlos desaparecer. Estos olores desagradables aparecen especialmente en zonas geográficas con un ambiente más húmedo y fresco, como zonas de costa o próximas al mar.

Cuando aparece el mal olor, da igual las veces o formas en las que se laven, es muy difícil recuperarlas porque las bacterias de humedad ya se han metido en las fibras. Hay que tener en cuenta que las toallas son un tejido algo más fuerte de lo habitual, por lo que tienden a acumular más deshechos, tardan más en secar que otras prendas y necesitan un cuidado especial.

Evitar malos olores en sus toallas - Algodonea
El lavado, el secado y el almacenamiento son tres puntos básicos a tener en cuenta si queremos que nuetsras toallas conserven un olor agradable.

Es por ello que la mejor manera que cuidar nuestras toallas para evitar esos olores tan desagradables es prevenirlos a través de unas medidas muy sencillas:

  1. Échelas a lavar cuando estén realmente secas. Si las deja en el cesto de la ropa sucia estando aún húmedas, acumularán una humedad que no podrá salir ni cuando las lave. Gap blanco
  2. Tiéndalas o métalas en la secadora poco tiempo después de que la lavadora termine. Si no, estará favoreciendo la absorción de humedad en las fibras. Gap blanco
  3. Evite el suavizante. A veces pensamos que si echamos más suavizante, las toallas olerán mejor. En este caso, es todo lo contrario. El suavizante modifica ta textura de los tejidos, haciéndolos más impermeables. Las toallas pierden su capacidad de absorción y retienen toda la humedad que sale de la lavadora. De esta forma, tardan mucho más en secarse y es así cómo se generan en gran parte los malos olores. Gap blanco
  4. Tienda las toallas en cuanto acabe la lavadora. De esta forma, evita que acumulen humedades que a larga pueden producir olores y pérdida de consistencia. Gap blanco
  5. Sacúdalas antes de tenderlas para que cojan de nuevo su forma natural. Gap blanco
  6. Si las tiende para que se sequen de forma natural, siempre es mejor que sea al aire libre sin que les dé el sol directamente. Si no tiene esa posibilidad, intente que sea en un lugar amplio y sobre todo, ventilado. Se recomienda dejar espacios libres entre las diferentes toallas para evitar la condensación que produce malos olores.
  7. Gap blancoNunca tienda una toalla húmeda sobre otra. No permitirá que se seque correctamente ninguna de las dos. Gap blanco
  8. También puede utilizar la secadora para quitarles la humedad, pero tenga en cuenta que las altas temperaturas pueden deformar sus toallas si éstas tienen  algún tipo de fenefa o dibujo de diferente tejido a la felpa. Gap blanco
  9. Las toallas clásicas de felpa de rizo americano en 100% algodón no necesitan planchado si se han seguido todos los consejos anteriores. Sin embargo, si desea plancharlas igualmente, evite hacerlo con una plancha de vapor que humedece las fibras y favorece la aparición de malos olores.

Respecto a la frecuencia de lavado, depende del uso que se les dé, pero en términos generales es recomendable lavarlas una vez a la semana.

Evitar malos olores en sus toallas - Algodonea
Tender su colada al aire libre y en la sombra o en lugares bien ventilados evitará la aparición de humedad y el consiguiente olor.

Estos consejos se pueden aplicar también a otras prendas de felpa como los albornoces o los paños de cocina.

Si le ha resultado interesante este post, puede consultar también el artículo ‘8 consejos para que sus toallas duren mucho más tiempo’.

Icono web-01

Además, le recomendamos que visite la sección de baño de algodonea donde encontrará juegos de toallas y toallas sueltas fabricadas en las casas con más tradición de Portugal.